Destinos Europa

No vayas al Gran Bazaar de Estambul sin leer estos consejos

Es una de las atracciones más importantes de Turquía y tiene muchos secretos en sus pasillos. Pocos saben que más que un mercado es una mini ciudad, repleta de comercios y puestos que ofrecen los más variados productos. Estamos hablando del Gran Bazaar de Estambul. Es tan inmenso que una visita la ciudad no alcanza para conocerlo en su totalidad. Por eso, en este artículo vamos a contarte nuestra experiencia para que lo vivas con la intensidad que se merece.

Estambul es la ciudad más importante de Turquía, con la particularidad de estar situada en dos contienentes. En la parte europea, se encuentra su imponente Gran Bazaar, construido en 1455. Una verdadera reliquia cultural que aún mantiene vigente la tradición de la compra y venta. Un recorrido por alguna de sus 64 calles, para deslumbrarnos con sus más de 3.600 puestos, nos ofrecerá un panorama amplio de la vida cotidiana turca.

Pero claro, puede ser un poco agobiante tanto estímulo sensorial. Gritos, aromas, colores. Cada rincón presenta una pintura costumbrista de la gran Turquía. Su entrada es gratuita, pero de seguro dejarás algunas Liras en el camino. Si no te tientas con las encantadoras lámparas o con coloridas alfombras, desearás llevarte algunas especias o saborear las exquistas baklavas. Y si nada de eso te seduce, probablemente caerás en alguna que otra «trampa» turística que tan bien saben hacer los vendedores. Porque al Gran Bazaar se va a comprar, más que a mirar.

En sí es una experiencia fascinante, sobre todo cuando se transita por el hall central y se escucha a los vendedores hablar en todas las lenguas. «¡Antonio! Mira, tengo aquí lo bueno», gritan en un casi perfecto español. Si te llamas Antonio te voltearás para ver y si no, también. Dominan con facilidad tanto el español como el inglés, el italiano y el frances, por lo que la conversación será fácil y la venta también.

El poder de seducción de los comerciantes del Gran Bazaar es inegable. Una oda al marketing más tradicional. Se merecen esas Liras por el esfuerzo. Pero hay que saber bien en qué conviene gastarlas, aunque la conversión monetaria te favorezca. Una vez quisimos comprar un poco de té y terminamos llevándonos algunos varios gramos de frutas secas y especias. No entendimos bien cómo sucedió, pero salimos llenos de bolsas. Ir por ahí sin mayores pretenciones puede ser contraproducente.

crop seller serving turkish sweets in box

Los típicos dulces turcos son una delicia y sus vendedores lo saben. Te dejarán probar sus turrones, galletas y demás postres. También te darán «muestras gratis» de sus aromáticas hierbas y especias. No rechaces cada ofrecimiento, es realmente sin compromiso. Uno puede aceptarlo, conversar un rato con el vendedor y decidir con tralquilidad si desea comprar o seguir probando. Te lo decimos por experiencia, después de haber caído en la trampa de llevarnos todos los frutos secos, descubrimos que era posible probar sin comprar y estaba todo bien.

people shopping at spice spice bazaar in istanbul

Es posible que te enamores a cada paso de los diseños ornamentales que hay en todas partes. Lámparas, espejos, pañuelos, alfombras, candelabros, vajilla, cuadros. Todo es precioso y, en algunos casos, costoso. Es importante no dejarse abrumar y observar con atención que lo que nos gusta no tenga precio turístico y que afuera lo consigamos por la mitad. El Gran Bazaar te envuelve en su mística, pero hay glunos productos que son réplicas. Ahora bien, hay gemas perdidas en la multitud que valen la pena y no se consiguen en otras partes. Lo mejor que se puede hacer es recorrer bastante, observar cada objeto y consultar sus precios. Regatear es parte del juego. Ningún precio es definitivo, incluso muchas veces no están exhibidos porque los mismos vendedores te invitan a la negociación.

Si viajas a Estambul aquí te dejamos algunas opciones de hospedaje en la ciudad y esperamos que tengas una divertida experiencia en el Gran Bazaar.

Síguenos en nuestras Redes Sociales!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: