LA PREVIA

Asunto: Nuevo Destino en tu buzón de entrada

Cuando viajar se convierte en un movimiento interior constante, no importa lo que estés haciendo en este momento, porque ahora mismo estás viajando con la mente.

Durante largos años, previo a salir de viaje por el mundo, empleábamos nuestro tiempo trabajando en Buenos Aires para importantes compañías internacionales. La dinámica era ardua, la responsabilidad de los cargos que ejercíamos nos obligaba a mantener la cabeza en un sólo objetivo: hacer las cosas bien en el trabajo. Sin embargo, el movimiento interior comenzó a hacer ruido. Como un volcán poderoso que cruge por dentro, las ganas de disfrutar el tiempo con la cabeza puesta en otros valores de la vida, nos latía con ganas de brotar y nos empujaba a pensar fuera de la caja.

Si nuestra rutina era sobrevivir a la catarata de correos electrónicos y comunicaciones ASAP* , debíamos desde esa misma lógica encontrar la forma de intercalar entre las notificaciones un mail en cuyo asunto figure un destino del mundo que soñábamos con visitar algún día. Así fue como surgió la idea de mandarnos todos los días un correo electrónico que nos haga viajar a través de la pantalla.

*ASAP: As Soon As Possible (Tan pronto como sea posible)

Las jornadas comenzaron a ser diferentes desde entonces, más allá del cúmulo de responsabilidades y roces laborales típicos, el foco pasó a estar puesto en encontrar la pausa, el instánte adecuado para hacer el recreo y, sin descuidar las formas corporativas, leer o escribir un mail con información, fotos, videos, mapas, rutas, comidas tipicas, clima y geografía de algún país, ciudad o pueblo del mundo. Pensar en destinos nos hacía volar con la imaginación, al punto que cada vez hacíamos más completos los informes para adjuntar a cada mail.

Asunto: Machu Picchu, Perú. Para llegar hay que hacer base en Cusco y desde allí acceder a esta Maravilla del Mundo.

Fueron en total 300 correos con diferentes destinos, que envíamos y recibimos bajo el concepto de todos lo días tener al menos una notificación viajera en nuestra casilla. De esta manera, logramos apartarnos un instante del contexto en dónde estábamos y viajar por un rato a través de la imaginación. También, los correos se convirtieron rápidamente en una fuente de consulta, para chequear datos o seguir investigando los sitios que nos habían entusiasmado.

Proyectar los viajes, sin saber exactamente en qué momento los ibamos a poder concretar, nos ayudó a lidiar con la ansiedad cotidiana del «Quiero dejar todo ya». Aprendimos a organizar el tiempo, lo que nos facilitó administrar recuersos para alcanzar el objetivo. Al día de hoy podemos decir que logramos llegar a la gran mayoría de los destinos que incluímos en nuestros asuntos, y no podemos explicar en palabras la emoción que se siente al pisar esas tierras soñadas, que todavía nos lleva al recuerdo de esos «Nuevos Destinos» en el buzón de entrada.

¿Te gustaría recibir también un mail viajero? Comencemos a proyectar, dejanos tu dirección:


Seguinos en las redes! @vueltalmun

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: