Ideas LA PREVIA

¿Cómo nos organizamos para dar la VUELTALMUN?

Desde que estamos de viaje, mucha gente nos pregunta cómo hacemos con la plata. Y la respuesta my friends, es el desarrollo de otro interrogante, similar, pero anterior: cómo hicimos para conseguirla.

El primer paso en la organización de un viaje prolongado en el tiempo, es la decisión. La convicción de que no importa qué pueda surgir en el presente, el hoy esta destinado al viaje de mañana. Ese chocolate importado que te mira desde la góndola mientras esperas tu turno en la caja, puede esperar hasta que llegues al país de origen y lo pagues al precio local. Esa pollerita requete fashion que la rompería el sábado, puede reemplazarse por el jean que usaste el lunes, pero con otra remera. Esto es creer o reventar, ahorrar y viajar o despilfarrar y lamentar.

El segundo paso, es la proyección. Qué estoy haciendo ahora y cómo me acerca a lo que quiero hacer después. Cuál es mi poder de ahorro actual y cuánto tiempo necesito amarrocar para estar un año sin ingresos.

Y el tercero, la ejecución. Como un caballo de ciudad, sin mirar atrás y sin distraerse de costado, el camino es adelante. El plan ya esta trazado, a por toda la gloria.

El sueño de recorrer el mundo fue muchas horas de charla antes de convertirse en nuestro objetivo de vida. Fue un mapa en la cabecera de la cama y un post it con un plan de ahorro.

Todo era ilusión hasta que planteamos una fecha de salida: un año y medio desde el día 0 de ahorro. Hicimos un cálculo:

NUESTROS SUELDOS vs LA CAPACIDAD DE AHORRO 

Fue a 18 meses y estimando que no iba a existir ningún aumento de salario (Argentina es un país inflacionario, por lo que, si no hay aumento de sueldo que lo compense, el poder adquisitivo disminuye todos los meses).

Es decir:

Proyectamos con el peor escenario posible.

El primer resultado fue desalentador: teníamos que cambiar de trabajo y reducir nuestros gastos considerablemente. No íbamos a tener vacaciones hasta el gran viaje y se acababa la ropa nueva.

Armamos una planilla de Excel mes por mes, con detalle de los gastos y de la plata que podíamos guardar y establecimos una regla fundamental e inquebrantable: El día que se cobraba, más de la mitad del salario se cambiaba a dólares y no se tocaba nunca más. Con el resto, se vivía como se podía hasta que el ciclo volvía a repetirse.

Los almuerzos fuera de la oficina, se transformaron en tuppers en la cocina, el jarro de mermelada lleno de flores permanecía mucho tiempo vacío y las salidas tenían menos birra.

Hicimos una lista de elementos que necesitábamos comprar para el viaje, y gracias a las cuotas, con mucha antelación, las fuimos realizando, logrando así que el gasto no afecte el curso de nuestra economía.

Mochilas, equipos técnicos y zapatillas llegaron a casa y se mantuvieron más de un año embaladas hasta que el viaje les dio inicio.

A medida que el tiempo avanzaba, igual lo hacía nuestra reserva. El plan era un éxito. Entonces, la ansiedad ¡Maldita perra!

Hubo que duplicar la atención: Hicimos otro excel, ahora con un total anual en dólares para el viaje, dividido por cada mes y con una cuenta exacta del día por día. Definimos así, máximos y mínimos destinados al gasto en dormir, viajar y comer.

Dejamos un margen para imprevistos y automatice toda la planilla con las monedas de los países que estimábamos recorrer, para que la cuenta final siempre sea en dólares y la proyección se mantenga.

Investigamos y leímos miles y miles de blogs para saber cómo viajar barato, qué centros turísticos evitar y cuáles visitar, cómo es el clima según temporada en cada destino y todo lo que se te pueda imaginar.

Estudiamos sobre visas y permisos, trámites y vacunas.

Diagramamos una ruta accesible según nuestras preferencias y posibilidades.

Memorizamos el mapa en voz alta, le contamos a mucha gente del proyecto y los tratamos de convencer que era posible, mientras nos auto-convencíamos al mismo tiempo.

Lloramos, reímos, nos abrazamos, nos peleamos, y siempre, siempre soñamos, por eso estamos acá estamos.

En resumen, si la pregunta es ¿Cómo nos organizamos? Podemos afirmar que:

  1. DECIDIMOS
  2. PROYECTAMOS
  3. EJECUTAMOS

Todo lo demás se aprende andando…

Seguinos en las redes! @vueltalmun

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: