Ideas LA PREVIA

Renunciamos para dar la VUELTALMUN

Al principio fue una loca idea, de esas que uno dice en voz alta casi como en chiste. Con Paulita recién nos habíamos mudado a un dos ambientes en Once. Estábamos a punto de sumergirnos en las dulces mieles de la convivencia, cuando ella me dice que su sueño era vivir de viaje, para siempre.

No tenía mucho sentido esa afirmación luego de haber firmado un abusivo contrato de alquiler por dos años en Buenos Aires. Me reí y la abracé. Bajamos al chino, y mientras esperábamos en la caja ella insistió: “En serio, tenemos que ahorrar para viajar”.

Ambos trabajábamos en una agencia de marketing digital, de esas que son tan cool que casi ni te pagan, y con nuestros sueldos a duras penas llegábamos a fin de mes. Sin embargo, Paulita seguía firme en su idea:

“Si cambiamos de trabajo y conseguimos que nos paguen más, quizás podamos ahorrar lo suficiente como para recorrer el mundo por un año”.

Yo ya no respondía, no sabía qué decirle. Sus ganas aumentaban intensamente, mientras en mi cabeza sólo existían excusas. Para mí dar la vuelta al mundo era imposible.

2018-03-13 04.02.04 1.jpg

Los meses pasaban, la convivencia marchaba a paso firme, hicimos algunas vacaciones juntos (que incluyeron visitar el norte argentino y parte de Europa) y ahí sí que la cosa fue irreversible. Sobre la mesa, a menudo, aparecían papelitos con números y cálculos de presupuestos, fechas, nombres de países y mapas.

Las ganas ya eran mutuas y el sueño comenzaba a materializarse.

28660891_10156094468292482_4421732619571108271_n

Nos mentalizamos, el viento jugó a nuestro favor, San Expedito nos ayudó y la primera parte sucedió: cambiamos de trabajos, y no solo eso, sino que conseguimos los mejores.

Ella siguió su recorrido por el mundo de las agencias, ascendió a Directora de Cuentas, y yo entré a una cadena de televisión internacional, a potenciar mi imaginación como Creativo publicitario.

Cartoon Network - Turner

Económica y profesionalmente nuestras vidas habían cambiado.

Casi sin quererlo, estábamos dónde muchos desearían estar. Comenzamos a tener reuniones importantes, a conocer gente, a pensar y producir ideas para grandes marcas e incluso a trabajar en la estrategia de comunicación del gobierno argentino. Pero algo todavía nos hacía ruido, y eran las ganas intactas de hacer realidad el sueño de dar la vuelta al mundo.

Vuelta al mundo Directora de cuentas

Para que nada tambaleé, decidimos poner fechas.

La primera fue la del casorio, un proyecto tan grande y lleno de amor no podía estar flojo de papeles. El mayor compromiso ya lo habíamos asumido, era vivir la vida de a dos, soñando juntos. El resto fue decirle públicamente Sí a todo eso. La segunda fecha fue la de la partida, para caminar rumbo a un objetivo es necesario dar los primeros pasos. Eso también nos permitió motivarnos y sacar cálculos de tiempos, dinero y lugares a recorrer. Con todo este plan armado, la cuenta regresiva era inminente.

19959331_10213869810122390_1139175820211109010_n

Pero, al empezar a contarlo, las diversas opiniones – envueltas en históricos mandatos sociales – no tardaron en llegar:

“Tienen muy buenos trabajos, ¿están seguros que van a renunciar? – ¿Cómo van a hacer con la plata? – ¿No es mejor que saquen un crédito para comprar una casa? – ¿Y cuando van a tener hijos?”.

Algunos comenzaban a vernos como dos delirantes a los que se les volaron los pajaritos. Quizás muchos hayan creído que con semejante presente iba a resultarnos difícil tomar la decisión de renunciar para dar la vuelta al mundo. Todo eso nos llenó de coraje para seguir firmes con nuestro objetivo.

2018-03-06 10.07.40 1.jpg

Así fue como los ahorros, producto del sacrificado esfuerzo del trabajo diario durante más de dos años, comenzaban a estar próximos a los cálculos de aquellos papelitos que vivían sobre la mesa.

Y nuestras ganas a flor de piel nos empujaban a ver fotos, videos y referencias varias de los cientos de destinos que anhelábamos conocer. Cada instante de ilusión era combustible para el motor de la máquina interna que no paraba de moverse.

Atacama Chile Vuelta al mundo.jpg

Llegado el momento, nos armamos de valentía y enfrentamos la situación siendo sinceros. En estos casos es mejor ser frontales para explicar con lucidez los motivos, que a esa altura ya eran sólidos argumentos de vida.

Renunciamos a tener un trabajo estable, a los cánones de valoración profesional, a la vida sedentaria, a la comodidad de una casa, a la rutina, a los almuerzos familiares, a las juntadas con amigos, al confort de conocer lo que nos rodea, a llevar una vida convencional. Y a pesar de renunciar a todo eso, y llenarnos de hermosas incertidumbres, fue imposible imaginar cuánto es lo que hoy hemos ganado.

Vuelta al mundo - Uyuni - Bolivia.jpg

Hoy nos encontramos disfrutando la adrenalina de no saber cuál será nuestra próxima casa. Vamos de un lado a otro recorriendo rutas, apreciando nuevos paisajes, llenándonos de vivencias, conociendo gente y mezclándonos en distintas culturas. Somos dueños de nuestro tiempo y disponemos de él con la responsabilidad de sentirnos, por fin y para siempre, libres.

IMG_20180501_090105.jpg

Seguinos en las redes! @vueltalmun

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: